Mundo

Viernes 20 de febrero de 2015

El papa alerta a quienes utilizan a Dios para encubrir la injusticia que le hacen al prójimo

También habló sobre "aquel que no se desprende de las cosas que necesita para dar a otro que tenga necesidad".

Compartir en

El Papa Francisco encabezó este viernes una misa en la capilla de la Casa de Santa Marta en el Vaticano donde le pidió a los cristianos que “no hagan donativos a la Iglesia para soportar las injusticias que comete con sus empleados. Este es un pecado gravísimo: es utilizar a Dios para encubrir la injusticia”.

“No es un buen cristiano aquel que no hace justicia con las personas que dependen de él”, declaró, como tampoco lo es “aquel que no se desprende de las cosas que necesita para dar a otro que tenga necesidad”.

“No es no comer carne los viernes, hacer cualquier cosa, y después fomentar el egoísmo, la explotación del próximo, la ignorancia de los pobres”, agregó en alusión a ese precepto de la Iglesia sobre la abstinencia en el periodo de Cuaresma.

El pontífice argentino también propuso que los fieles se cuestionen si ayudan al prójimo: “¿Qué cosa puedo hacer por los niños, por los ancianos que no tienen la posibilidad de ser visitados por un médico? ¿O que esperan ocho horas y más (a ser atendidos) para que les cambien el turno a una semana después?”.

En ese sentido, Francisco concluyó su discurso pidiendo que se rece por aquellos que están en las cárceles para que “el Señor les ayude a cambiar su vida”.