Mundo

Viernes 21 de agosto de 2015

El Estado Islámico destruyó un monasterio y traslada a cientos de prisioneros

El grupo islamista radical EI destruyó anoche el monasterio Mar Elian, en la ciudad siria de Al Quariatain, en la provincia central de Homs, y trasladó a más de un centenar de prisioneros.

Compartir en

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, grupo con sede en Londres y una red de informantes en Siria, precisó que los yihadistas utilizaron excavadoras para destruir el monasterio ubicado en la ciudad, que cayó en manos de los radicales a principios de agosto.

El Observatorio señaló también que el EI trasladó a 110 rehenes, entre ellos decenas de cristianos, que seguía manteniendo secuestrados en Al Quariatain desde principios de mes, a la localidad de Al Tabaqa, en la provincia del Al Raqqa, principal feudo de los yihadistas en Siria.

Al tomar Al Quriatain, el EI secuestró a 230 ciudadanos, entre ellos decenas de cristianos, 45 mujeres y 19 niños, además de once familias y sólo puso en libertad a 48, según el Observatorio.

El EI justificó la destrucción de Mar Elian diciendo que “el monasterio no adora a Dios”, informó el Observatorio, citado por la agencia de noticias EFE.

El EI dará a los ciudadanos cristianos secuestrados las opciones de “convertirse al islam o pagar con la ‘yizia’ (un impuesto para los no musulmanes)”, añadió la ONG.

Mientras tanto, el destino de otros 70 de los 180 que siguen secuestrados se desconoce.

El EI arrebató el pasado 6 de agosto a las fuerzas gubernamentales el control de esta ciudad estratégica, ubicada junto a la carretera que une la parte oriental de Homs con el este de la región de Al Qalamún, en la periferia de Damasco.

Los yihadistas avanzaron en mayo pasado por el este de Homs, donde tomaron varias poblaciones, como la monumental Palmira, cuyas ruinas están incluidas en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Esta semana, los extremistas decapitaron en una plaza pública de Palmira al ex responsable de las antigüedades de la ciudad, Jaled Asaad, uno de los arqueólogos más respetados de Siria y toda una eminencia mundial.

Siria es desde hace más de cuatro años escenario de un conflicto que causó más de 250.000 fallecidos, según la ONU.

El conflicto en Siria, nacido al calor de la llamada “Primavera Árabe”, en el que un amplio y heterogéneo arco de grupos islamistas buscan derrocar al presidente Bashar Al Assad, se agravó durante el último año con la irrupción del EI, cuyos triunfos militares en Siria e Irak desdibujaron la integridad territorial de estas naciones.