Mundo

Jueves 23 de abril de 2015

EE.UU. admite que mató a dos rehenes occidentales en un ataque contra Al-Qaeda

Se trata de dos asistentes humanitarios, un estadounidense y un italiano, que murieron "accidentalmente" en un operativo entre Afganistán y Paquistán.

Compartir en

Un operativo antiterrorista de Estados Unidos en una región fronteriza entre Afganistán y Paquistán provocó la muerte de dos rehenes de Al-Qaeda, un estadounidense y un italiano, informó hoy la Casa Blanca, antes de que el presidente, Barack Obama , admitiera “plena responsabilidad”. Además, por lo menos dos norteamericanos que pertenecían a la organización terrorista fueron abatidos.

En un comunicado, el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, identificó a los rehenes fallecidos como Warren Weinstein, un estadounidense que estaba cautivo desde 2011, y Giovanni Lo Porto, de nacionalidad italiana y en manos de Al-Qaeda desde 2012.

Según Earnest, ambos murieron “accidentalmente” en enero pasado en una operación antiterrorista de Estados Unidos que estaba dirigida contra un complejo de Al-Qaeda localizado en una región fronteriza entre Afganistán y Paquistán.

El operativo tenía como objetivo un complejo de Al-Qaeda y no había razón para pensar que alguno de los rehenes estaba presente, dijo la Casa Blanca.

El vocero de Obama detalló en el comunicado que el Gobierno cree que “otros dos estadounidenses” vinculados a Al-Qaeda “fueron asesinados recientemente” en la misma región fronteriza.

Estados Unidos estima que Ahmed Farouq, un estadounidense que fue líder de Al-Qaeda, murió en la misma operación en la que fallecieron los dos rehenes, mientras que Adam Gadahn, también estadounidense y “destacado miembro” de la red terrorista, perdió la vida en enero en otro operativo.

“Plena responsabildiad”

Poco después de conocida la noticia, Obama dijo en una conferencia de prensa que lamenta profundamente muerte de rehenes de Al-Qaeda y que asume “plena responsabilidad”.

“Identificaremos las lecciones que pueden aprenderse de esta tragedia y cualquier cambio que debiera hacerse. Haremos lo máximo posible para asegurarnos que ésto no se repita”, aseguró Obama.