Mundo

Viernes 14 de agosto de 2015

Después de 54 años EEUU izó su bandera en la embajada de La Habana

El secretario de Estado John Kerry, primer jefe de la diplomacia que visita la isla desde 1945, presidió la ceremonia. Tras el acto oficial, se reunirá con disidentes al régimen castrista.

Compartir en

El secretario estadounidense de Estado, John Kerry, presidió la ceremonia oficial de reapertura de la embajada norteamericana en Cuba, concretada en el izado de la bandera que había sido arriada hace más de 50 años. Se abren las puertas a una nueva era de cordiales pero duras relaciones diplomáticas.

Larry Morris, Mike East y Jim Tracy, los mismos tres marines que había retirado la insignia el 4 de enero de 1961, le entregaron la nueva a tres jóvenes militares que se encargaron de volver a izarla. Los veteranos cumplieron así su promesa de regresar a suelo cubano para reponer el emblema en la puerta de la sede dilplomática.

El secretario de Estado pronunció previamente un discurso para reabrir formalmente la embajada estadounidense e izar la bandera delante del macizo edificio de hormigón que adorna el Malecón, abriendo una visita de menos de 12 horas en la capital cubana.

El ascenso de los colores de Estados Unidos fue acompañado por la ejecución de los himnos de ambos países, instrumentados por una banda del Ejército estadounidense.

Y sin perder el simbolismo, el poeta estadounidense de origen cubano Richard Blanco, conocido por haber recitado un poema durante la toma de posesión del segundo mandato del presidente Barack Obama, evocó los lazos que unen a los dos pueblos con una poesía titulada “Cosas del mar”.

En realidad, la ceremonia fue una formalidad pues los dos países restauraron lazos diplomáticos plenos el 20 de julio pasado.

Cuba y Estados Unidos, enemigos durante la Guerra Fría, habían roto relaciones en 1961 en el fragor de la revolución castrista. Sin embargo, desde 1977 mantenían Secciones de Interes como embajadas de oficio bajo la protección de Suiza, una cooperación que Kerry resaltará en un breve encuentro en La Habana con el canciller del país europeo, Didier Burkhalter.

Luego de anunciar el deshielo en diciembre, Obama y su par cubano Raúl Castro se reunieron cuatro meses después durante la Cumbre de las Américas en Panamá, y el canciller cubano Bruno Rodríguez reabrió la embajada del país latinoamericano en Washington el 20 de julio.