Mundo

Jueves 13 de agosto de 2015

Crisis ecónomica en China: otra devaluación del yuan, pero esta vez suben las bolsas

El Banco Central de China dispuso una depreciación del 1,11% con respecto al dólar. Europa reaccionó al revés que en los días previos y Tokio cerró con un alza del 0,99%.

Compartir en

China devaluó este jueves el valor de su moneda por tercer día consecutivo, pero los mercados financieros, muy golpeados por la devaluación de las jornadas anteriores, volvieron a la tranquilidad luego de que el Banco Central chino prometiera que va a sostener al yuan.

La tasa establecida por el Banco Central de China para la cotización del yuan (también llamado renminbi) frente al dólar bajó un 1,11%, a 6,4010 yuanes, desde un nivel de 6,3306 la jornada anterior, dijo el China Foreign Exchange Trade System.

Tras la conmoción que se registró en los mercados de monedas, el Banco Central salió al paso y dijo a la prensa que el yuan seguía siendo una moneda fuerte y que Pekín iba a mantener estable la divisa.

Japón reaccionó con una subida del 0,99%, mientras que Europa rebota: a las 14:45 horario GMT el índice FTSEurofirst 300 ganaba el 0,88 por ciento, y los principales índices nacionales de la zona euro operaban en línea con esa subida.

“Actualmente, no existen bases para que el renminbi siga depreciándose”, dijo en un comunicado el gobernador adjunto Zhang Xiaohui. “El Banco Central tiene la capacidad de mantener el renminbi más o menos estable, en un nivel razonable y equilibrado”.

La caída del precio fue menor a la registrada en las dos jornadas anteriores, en la medida que la moneda fue sostenida por las declaraciones del banco central chino de que evitara una excesiva volatilidad.

Los comentarios aliviaron a los inversores en los demás mercados asiáticos, que en las dos sesiones anteriores registraron su peor ola de ventas desde 1998, aunque los analistas apuntaron que sigue habiendo preocupación entre los operadores.

China adoptó esta semana una reforma para que la cotización de la moneda dependiera más de factores del mercado, que fue percibida como una devaluación motivada por la necesidad de hacer más competitivas las exportaciones de la segunda mayor economía mundial.

“Es probable que lo peor ya haya pasado”, explicó a la cadena Bloomberg News Patrick Bennett, un estratega del Canadian Imperial Bank of Commerce, con sede en Hong Kong. “La intervención del Banco Central calmó al mercado. Ya no hay una percepción de que el yuan va a seguir debilitándose indefinidamente”.

En las operaciones intradiarias, el yuan operaba a 6,4067 por dólar, por debajo del nivel de 6,3870 marcado en la jornada anterior.

China mantiene un estricto control sobre la fluctuación de la moneda, permitiendo una banda de flotación de 2% diaria, con respecto al precio marcado al inicio de la jornada.

El martes, el emisor chino anunció un ajuste del valor frente al dólar de 2%, argumentando que este cambio está orientado a acercar a la moneda a su precio de mercado.

Hasta ahora las autoridades chinas habían sostenido que la cotización de la moneda se basaba en información de los operadores del mercado, pero el martes el Banco Central dijo que además se va a incorporar en el cálculo indicadores como el cierre del día anterior, datos del mercado cambiario y las cotizaciones de las principales monedas.

Desde entonces, las autoridades han recortado dos veces más el precio de la moneda, en lo que constituye el mayor desplome de la cotización del yuan desde que China impuso en 1994 el sistema moderno de flotación de la moneda, cuando la divisa perdió 33% de su valor.

Muchos analistas señalaron que esta estrategia es una forma que utiliza China para impulsar sus exportaciones, pero también obedece a la implementación de reformas financieras necesarias si quiere formar parte de las canasta de divisas de referencia del Fondo Monetario Internacional.

La volatilidad de la moneda, que suele tener una cotización estable, generó preocupación y muchos analistas proyectan que el yuan va a continuar depreciándose en los próximos meses, impactando en todos los flujos del comercio mundial.