Sociedad

Lunes 24 de agosto de 2015

Crimen del country: el abogado de Farré cree que la mujer agarró los cuchillos

El letrado Gustavo Álvarez prepara su estrategia para demostrar que el atacante actuó bajo emoción violenta. Este lunes comenzarán a declarar los testigos.

Compartir en

Fernando Farré mató a su mujer, Claudia Schaefer. El asesinato se produjo el viernes en el vestidor de una casa del country Martindale de Pilar. El atacante utilizó dos cuchillos. Hay testigos y evidencia que lo demuestran. El abogado de Farré, Gustavo Álvarez, intentará ahora llenar los huecos sobre los cuales no hay pruebas para justificar que su cliente actuó bajo “emoción violenta”.

Hasta hoy se creía que Farré había tomado los cuchillos que utilizó para matar a su esposa de la cocina. La estrategia de Álvarez apunta a ponerlo en duda. “Yo no descarto que los cuchillos los haya tomado la señora Claudia, dentro de la causa no está claro quién los llevó al vestidor”, declaró el abogado.

“Yo desconozco lo que pasó. Lo único que puedo anticipar es que cuando la madre de Fernando dé su testimonio, vamos a poder aclarar muchas circunstancias. Posiblemente ella haya visto quién llevó los cuchillos”, dijo Álvarez.

La mamá de Farré estuvo el viernes en el chalet del lote 5 del barrio privado ubicado en la calle Juan Domingo Perón 2375 de la localidad de Derqui donde se desarrollaron los trágicos hechos. Se sabe que vio a través de una ventana el desenlace fatal del ataque de su hijo a Susana. Aún no se conoce con exactitud desde qué momento.

“Nosotros vamos a solicitar pericias para tener un conocimiento más pleno de toda la situación. Pero estamos actuando como defensa para comprobar que actuó bajo el estadio de emoción violenta”, dijo Álvarez.

La emoción violenta y la legítima defensa son causas que pueden eximir o atenuar la responsabilidad penal. La primera causal se ha utilizado históricamente por los abogados en asesinatos contra las mujeres en manos de su pareja y alude a una alteración que experimenta la personalidad del atacante que lo lleva a perder el dominio de su capacidad reflexiva. La Justicia deberá determinar ahora si eso es lo que pasó en Martindale.