Sociedad

Miércoles 13 de mayo de 2015

Crimen de Chiara: encontraron sangre en la ropa del padrastro del acusado

Lo aseguró esta mañana el fiscal de Rufino. Fue durante uno de los allanamientos de ayer realizados en la vivienda en la que asesinaron y enterraron a la joven embarazada.

Compartir en

Los elementos que complicarían a al menos uno de los cuatro familiares detenidos en Melincué por supuesto encubrimiento y participación en el asesinato de Chiara Páez, ya están en manos de la justicia. El fiscal general de Venado Tuerto, Alejandro Sinópoli, confirmó que ayer –tras la conferencia de prensa- se secuestró ropa del padrastro con sangre durante un nuevo allanamiento en la vivienda donde asesinaron y enterraron el cuerpo de la joven embarazada, de 14 años.

La madre del joven, el padrastro, la abuela y la pareja de ésta última, fueron arrestados desde que comenzó la investigación ya que viven en la misma casa donde se cometió el homicidio. Los fiscales aseguran que –durante la reconstrucción de los hechos- el joven mintió y “falseó” la mecánica del crimen para desvincular a sus familiares del asesinato y que eso quedó comprobado por las contradicciones entre su relato, el informe de los peritos y otros elementos recolectados en la escena del crimen que el acusado desconoce.

“Tras la conferencia de prensa de ayer, se encontraron elementos muy importantes que vinculan al padrastro del menor: fue secuestrada ropa con sangre en su habitación. Manuel actuó junto a otra persona. Donde ocurre el homicidio es un galpón de herrería a apenas seis metros de donde vive la familia”, dijo hoy en comunicación radial.

El fiscal descree en el relato del joven sobre cómo mató a Chiara, una joven de 1,75 metros de altura y de contextura mucho más grande que su ex novio. De no haber existido participación de un segundo o tercero, la joven se habría podido defender. El padre de la víctima ya lo había anticipado: “Chiara era mucho más grandota que él. Alguien lo ayudó a matarla y enterrarla en el fondo trasero de la casa”.

Otra de las cosas que el fiscal resaltó es que las lesiones y golpes en la cara de Chiara fueron realizadas contra un objeto no punzante, mientras que el menor afirmó lo contrario durante la reconstrucción del crimen. “Si bien dijo cosas coherentes que coinciden con elementos externos como dónde estaba el celular y la batería, falseó totalmente la verdad por encubrir a otras personas. El dice que la golpea en el rostro, pero la forma que describe no coincide con los elementos que están a la vista ni con la explicación de los médicos. Ahí es donde se cae su versión”, aseveró el fiscal.

De acuerdo a lo detallado por el fiscal se está investigando cuál es el móvil del crimen, es decir, qué fue lo que hizo que la “relación estallara” y terminara en asesinato. La familia de Chiara me confirmó ayer que iban a apoyar el embarazo de Chiara. “Lo más llamativo es que Manuel no había manifestado su oposición al embarazo”, precisó Sinópoli, quien agregó que el imputado logró cavar un nuevo pozo de casi un metro de profundidad en solo media hora, como le pidieron los peritos.

El fiscal detalló que fue “shockeante” ver al joven cavar un pozo idéntico al que hizo para enterrar a Chiara y que se mostraba “con energía como para cumplir la media hora” de tope que le exigieron los peritos. “Es increíble pensar que un chico hizo todo eso”. “Su rostro no demostraba nada. En ningún momento lloró ni nada. Sí, un silencio total”. Por último, el fiscal remarcó que otra cosa que le sorprendió fue que Manuel “aceptó y quiso hacer la reconstrucción” del crimen cuando pudo haberse negado por ley.

En la conferencia de prensa de ayer, el fiscal corroboró que se también se secuestraron de la vivienda palas, ropa de la víctima y un colchón manchado de sangre que serán peritados. En tanto, cientos de personas hicieron anoche una marcha de silencio en reclamo de justicia.

Si bien el adolescente confesó la autoría del crimen, las principales dudas pasan por la forma en la que se llevó a cabo el asesinato y el posterior entierro de los restos en el patio de la propiedad. Es que la importante contextura física de la joven, que habría muerto tras sufrir numerosos puñetazos incrementan las sospechas sobre la eventual participación de terceros. En tanto, el fiscal Mauricio Clavero informó que el joven quedó a disposición del juez de menores Javier Prado y los otros cuatro mayores (madre, padrastro y abuelos) continúan detenidos y serán indagados en las próximas horas.