Sociedad

Miércoles 01 de julio de 2015

Crimen de Ángeles Rawson: en su alegato la defensa de Mangeri pidió su absolución

El abogado Adrián Tenca solicitó que el portero sea declarado inocente, al considerar que su defendido fue detenido en forma irregular, obligado a que confiese y que las pericias de ADN que lo incriminaron están contaminadas.

Compartir en

El juicio por el crimen de la joven Ángeles Rawson se acerca a su final con la etapa de alegatos. Hoy fue el turno de Adrián Tenca, abogado defensor de Jorge Mangeri y tal como se esperaba, le pidió al Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 que lo declare inocente. La semana, pasada, en sus respectivos alegatos, la querella y la Fiscalía solicitaron la prisión perpetua para el único acusado del asesinato.

Tal como ocurrió durante la etapa de instrucción, la defensa cuestionó la investigación que terminó con la detención de Mangeri y las pericias de ADN. En su exposición, el letrado sostuvo que Mangeri ya era sospechoso desde que dos días después del crimen una mujer envió un mail en el que pedía “investiguen al portero” porque su empleada doméstica le había dicho que el encargado de Ravignani 2360 piropeaba a las mujeres de la cuadra.

Asimismo, consideró que Mangeri fue detenido en forma irregular dentro de una fiscalía donde fue presionado para que confiese y que las pericias de las muestras genéticas que lo incriminaron están contaminadas. Alegó que su defendido, durante la semana del crimen el portero fue víctima de distintos aprietes.

Según se había adelantado, Tenca argumentó que siendo testigo, a Mangeri la fiscal Paula Asaro lo sometió a una “indagatoria encubierta” que terminó con la confesión y en la que lo tuvieron privado ilegalmente de la libertad durante al menos tres horas, en las que todavía no habían hecho el pedido formal de detención ante el juez.

Aseguró que los estudios de ADN que hallaron el perfil genético de su cliente debajo de la uña del dedo índice de la mano derecha de Ángeles fueron adulterados, al señalar que en este caso hay una alta probabilidad de que existiera “contaminación cruzada”.

Mangeri, encargado del edificio en donde vivía la joven, está acusado por los delitos de abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa agravado por haber causado un grave daño a la salud física de la víctima y femicidio agravado por haber sido cometido criminis causae.

Los fiscales del juicio Fernando Fiszer y Sandro Abraldes, y la querella, representada por el abogado Pablo Lanusse, pidieron la condena de cadena perpetua para el único acusado de abusar y asesinar a la joven de 16 años en junio de 2013.