Sociedad

Jueves 04 de junio de 2015

Corrientes: murió una testigo de Jehová que se negó a una transfusión

La mujer sufrió un accidente vial y se negó a recibir sangre de otra persona por su religión.

Compartir en

Mercedes Pucheta, una testigo de Jehová de Corrientes que fue víctima de un accidente vial, se negó a recibir una transfusión de sangre por impedimento de su religión y falleció después de varios días de agonía. “Podríamos haberla salvado pero nos quedó ese gusto amargo ya que la mujer dijo que no y eso prima por sobre todo, pero no podíamos operar”, declaró el director del centro de salud, Alfredo Revidatti.

La mujer, quien murió alrededor de las 6 en el hospital escuela “General San Martín” de Corrientes, fue víctima el jueves de la semana pasada de un choque y no pudo ser transfundida por un impedimento de la religión que profesaba.

“Solo teníamos el poder de los testigos de Jehová, ella nunca estuvo consciente”, reveló el directivo. El fallecimiento de la mujer se produjo tras un progresivo agravamiento del cuadro clínico en el que ingresó el jueves a las 7:30 a la terapia intensiva del hospital escuela, tras ser atropellada por el conductor de una camioneta cuando cruzaba una avenida para ir a vender pan casero al centro de la ciudad.

Pese al reclamo de los hijos de la paciente para que se apliquen alternativas a la transfusión, el director del hospital aseguró: “Acá no tenemos recupero de sangre, ni medios alternativos”. Asimismo, detalló el momento en que trataron de salvarle la vida, pero un grupo de testigos de Jehová lo impidió.

“Cuando los cirujanos quisieron entrar a operar, un grupo de testigos de Jehová presentó un poder donde no se aceptaba la transfusión de sangre”, relató el doctor.

El hijo de la mujer, Emanuel Pucheta, afirmó que su madre “firmó un papel en su momento que tiene validez nacional ante un escribano en el que especifica que no acepta sangre”, a la vez que cuestionó a las autoridades del hospital al considerar que la cirugía podía realizarse sin necesidad de una transfusión sanguínea.

“Ante el caso severo debían operarla, pero en el hospital se negaron porque mi madre es testigo de Jehová y no acepta transfusión de sangre”, se quejó.