Deportes

Jueves 17 de septiembre de 2015

Copa Sudamericana: Independiente sufrió pero le ganó a Arsenal y avanza en el certamen

Con un gol de Albertengo, a los 40 minutos del segundo tiempo, el Rojo superó a los de Sarandí y clasificó a los octavos del certamen continental.

Compartir en

Independiente venció 1 a 0 como local a su vecino Arsenal y tomándose de la igualdad 1-1 de la ida como visitante saltó a la ronda de octavos de final de la Copa Sudamericana, en la que se cruzará con otro equipo que tiene experiencia, sobre todo, en ganar Libertadores, como lo es Olimpia, de Paraguay.

El “rojo” tomó la posesión del balón desde el arranque del juego y presionó con ello a su rival cerca del área defendida por Esteban Andrada, aunque su cuota de profundidad pareció haberse agotado el fin de semana en el mismo Libertadores de América, cuando goleó por 3 a 0 a Racing en el clásico de Avellaneda.

En ese aspecto, por momentos este equipo del invicto Mauricio Pellegrino hizo recordar al de su antecesor, Jorge Almirón, que también sobresalía por un afiatado control del balón pero irritaba por su falta de contundencia.

Claro que en esto también tuvo que ver el esquema propuesto por Pellegrino, quien conocedor de la ventaja con la que salía a jugar este partido, dejó a Lucas Albertengo en el banco y colocó a Juan Martín Lucero en su lugar, para que después de asegurar la tenencia se pusiera la mira en los tres palos rivales.

El 4-2-2-2 no dejó de ser ofensivo, y si algún atisbo de no serlo tanto se le escapó al técnico “rojo”, haría falta un experimentado perito futbolístico para detectarlo.

Arsenal, en tanto, se paró con un 4-4-2 clásico, colocando a Miguel Caneo como doble cinco en vez de su tradicional función de enganche, por lo que arrancaba con su habitual parsimonia unos 20 metros más atrás de lo habitual y eso le permitía a su equipo respirar más tranquilo ante la presión rival.

Con este lúgubre panorama que escenificaba un Independiente que podía rematar la faena y no lo hacía y un Arsenal que necesitaba convertir y no lo buscaba, se extinguió la primera etapa.

Claro que entre las posturas de uno y otro fue Arsenal el beneficiado, porque en el cuarto de hora inicial de la segunda mitad Arsenal se acercó peligrosamente al área de Independiente y generó algunas zozobras que provocaron inquietud en el técnico Pellegrino, al punto que hizo ingresar a Cristian Rodríguez por Lucero para resignar ataque pero ganar en fútbol.

Y el uruguayo fue clave para descargar tensiones con el número 10 en la espalda y manejar los hilos del equipo con experiencia internacional y picardía de potrero, recargando la tenencia en él y descargando en mejores opciones ofensivas, para lo que acto seguido a su ingreso Pellegrino procuró entregarle otro receptor más fresco como Lucas Albertengo.

Y fue entre ambos que se gestó la victoria “roja” a cinco minutos del final, cuando el “Cebolla” realizó una gran maniobra individual por el medio desairando a tres rivales, abrió hacia la derecha para Matías Pisano y su posterior centro bajo fue conectado de taco por el ex Atlético Rafaela para el 1 a 0 final.

Así pasó Independiente, que sigue dulce en la semana de la goleada clásica y con buenos augurios a partir del esperado retorno tras la lesión de Rodríguez y el regreso al gol de Albertengo. La semana próxima llegará una topada de “coperos” con Olimpia y la posibilidad de seguir soñando con repetir el título alcanzado en 2010, cuando el técnico era Antonio Mohamed y la realidad deportiva e institucional del club muy diferente.