Deportes

Martes 23 de junio de 2015

Copa América 2015: Colombia quiere parar a Messi

José Pekerman trabaja para detener al peligroso capitán de la Selección Argentina. Necesita un golpe sorpresa que lo mantenga en carrera.

Compartir en

Ser rival del argentino Lionel Messi remite a un dilema ineludible. Cada equipo que se enfrente con él, se preguntará cómo marcarlo. La selección de Colombia, que espera su choque ante la Argentina en los cuartos de final de la Copa América, no es la excepción.

Por más que Messi todavía no haya concretado ninguna actuación descollante, aportó algunos destellos de genialidades que ratifican que está un escalón encima del resto. “Messi está en otro mundo, sería injusto que me comparen con él”, opinó James Rodríguez, quien junto con sus compañeros intentarán lo que ya ensayaron Paraguay, Uruguay y Jamaica en la fase de grupos: un operativo anti-Messi.

Anularlo puede ser sinónimo de un buen resultado. Pero las opciones para detenerlo conforman un abanico muy amplio: marcas individuales o colectivas, presión, asfixia, doble marcaje, o tapar a sus pasadores, son algunas de las teorías para anular a Messi, quien siempre se ha destacado como un futbolista impredecible.

La última vez que Colombia enfrentó a Argentina fue en las pasadas eliminatorias para la Copa del Mundo de Brasil. El partido finalizó 0-0, pero el ’10’ argentino fue suplente e ingresó en el segundo tiempo.

En aquella ocasión, el gran despliegue colombiano estuvo en el centro del campo. Pekerman apostó por un 4-3-1-2, con tres volantes centrales de marca: Abel Aguilar, Carlos Sánchez y Aldo Ramírez. Pero la expulsión de Cristian Zapata cambió los planes del DT argentino, que directamente mandó a Álex Mejía a que practique una marca personal.

La fórmula no podrá repetirse porque Carlos Sánchez, que fue figura ante Brasil por neutralizar a Neymar, no estará disponible por suspensión. Edwin Valencia, el otro hombre de marca con el que cuenta Colombia, abandonó la concentración por una lesión de la rodilla derecha.

Ante estas bajas, la alternativa más viable parece la de interrumpir los circuitos que alimentan a Messi. Ese primer pase que recibe de Mascherano, Pastore o Biglia, puede ser significar el corte de raíz a los problemas que generan los momentos de lucidez del capitán argentino.

Todo indica que Pekerman diseñará un mediocampo poblado para encimar a los proveedores del balón o al propio Messi tan pronto como reciba la pelota. Álex Mejía sería el encargado de flotar por delante de los defensores y detrás de una segunda línea de cuatro hombres, por si la estrella rival logra desactivar la primera intención de quitarle el balón.

“Sabemos que tenemos una excelente defensa y tenemos para controlar a esos jugadores. Cada duelo y cada entrada hay que tratar de ganarla y sacar en limpio el balón”, dijo el defensor colombiano Santiago Arias.

Impedir un amague letal de Messi es trabajo insalubre. Guardiola, quizás el entrenador que más conoce a Leo, no logró impedir una brillante actuación del genio del Barça y su Bayern acabó eliminado. Pekerman, que también lo conoce desde las categorías juveniles de Argentina, debe mantener la solidez defensiva que mostró su equipo hasta ahora e idear un exitoso cerrojo que lo coloque en semifinales.