Deportes

Jueves 25 de junio de 2015

Copa América 2015: Chile le ganó a Uruguay, y es semifinalista del certamen

La selección local superó por 1 a 0 a su par uruguayo, y consiguió su pase a semifinales. El gol lo marcó Isla a los 35m. del segundo tiempo. Uruguay terminó con nueve por la expulsión de Cavani y Fucile.

Compartir en

El seleccionado chileno venció hoy a su par de Uruguay, defensor del título, por 1-0 en un duro partido disputado en el estadio Nacional de Santiago y celebró meterse en una semifinal de Copa América por primera vez en 16 años.

El lateral derecho Mauricio Isla a los 35 minutos del segundo tiempo marcó el gol para el histórico triunfo de la ‘Roja’ que sueña con ganar por primera vez el certamen continental.

El ‘Huaso’ fue el héroe en la noche del estadio Nacional que vibró con el pase a la semifinal luego de 16 años sin acceder a esta instancia y se presentará el próximo lunes 29 en este mismo escenario con el ganador del duelo de mañana ente Perú y Bolivia, que se disputará en Temuco.

En Uruguay, a los 17 minutos del segundo tiempo fue expulsado Edinson Cavani, quien respondió a la provocación de Gonzalo Jara. El peor final para el delantero de París Saint Germain que jugó visiblemente afectado emocionalmente por lo que le sucedió a su padre en las horas previas al encuentro.

El otro jugador que vio la tarjeta roja fue el defensor Jorge Fucile a los 42 minutos del segundo tiempo para dejar a Uruguay con nueve hombres y desvirtuar el final de un partido que pareció quedarle grande al árbitro brasileño Sandro Ricci.

Uruguay se despidió de un torneo en el que nunca se sintió cómodo con el rótulo de candidato que tenía por ser el campeón defensor y máximo ganador de la competencia, con quince trofeos.

La ‘Celeste’ quiso imponer la garra que la caracteriza y la historia como verdugo de los anfitriones pero nunca le encontró la vuelta a un partido en el que fue dominado de principio a fin por un rival que volvió a vencerlo luego de 32 años.

En tanto, el equipo dirigido por el argentino Jorge Sampaoli mostró autoridad y nuevamente un fútbol altamente ofensivo.

La intención de ambos equipos fue clara desde el inicio. Uruguay paró dos líneas de cuatro hombres con Edinson Cavani y Diego Rolan como puntas, pero también con obligaciones defensivas.

En cambio, Chile se plantó en campo rival con dos laterales lanzados al ataque, tres volantes de buen pie, un enganche y dos delanteros rápidos que se movieron por todo el frente de ataque, sin dar una referencia para los centrales.

La ‘Roja’, empujada por su público dominó, manejó la pelota pero careció de profundidad para generar peligro en el arco defendido por Fernando Muslera, quien por delante tuvo a un triangulo inquebrantable conformado por Giménez, Godín y Arévalo Ríos.

El sector preferido para atacar fue el derecho donde marcaba Jorge Fucile, quien ingresó por el suspendido Alvaro Pereira y sufrió con la sociedad Valdivia-Vargas-Isla.

Mucho tuvo que ver el flojo partido que tuvo Alexis Sánchez, quien en ningún momento pudo doblegar a la férrea defensa uruguaya. El ‘Niño Maravilla’ de Chile abusó de la jugada individual y nunca pudo juntarse con un compañero para poder encontrar los espacios.

Lo mejor del equipo de Sampaoli nació de los pies de Jorge Valdivia. El futbolista del Palmeiras, de Brasil, intentó siempre dar ese pase distinto que pudiera quebrar la resistencia.

Chile intentaba jugar a uno o dos toques y esa intención por momentos lo complicó, ya que la imprecisión ayudaba a Uruguay a recuperar la pelota. No obstante, el conjunto ‘charrúa’ nunca supo qué hacer con la posesión y rápidamente volvía a ser propiedad del local.

Uruguay dejó muy solos a Cavani y a Rolan, ya que pocas veces soltó a Carlos Sánchez, por derecha, y al ‘Cebolla’ Rodríguez, por izquierda. Cuando lo consiguió intentó preocupar por la vía aérea, pero se topó con una defensa muy atenta.

El ‘Maestro’ Oscar Tabárez cambió de nombres para el segundo tiempo con el ingreso de Abel Hernández por Rolan, quien cumplió una buena tarea en la colaboración defensiva pero sin protagonismo en los discontinuos ataques uruguayos.

No obstante, a los 17 minutos Cavani cayó en la provocación de Jara, le aplicó un manotazo ante la vista del árbitro Ricci que le mostró la roja por doble amonestación. La salida del referente uruguayo, que poco había hecho en el partido, no cambió el rumbo del partido, ya que fue una excusa más para que Uruguay se repliegue en su campo.

El dominio y el empuje del equipo del santafesino Sampaoli, quien mandó a la cancha a Pinilla, una referencia de área, y a Fernández, un enganche, no cesó y la intención fue la misma del principio. Girar la pelota de un lado al otro hasta encontrar el espacio.

El único atisbo de reacción de Uruguay fue desde los pies de Sánchez, cuando a los 31 minutos sacó un derechazo de volea que pasó cerca del palo derecha de Bravo que solamente atinó a mirar.

La paciencia y el esfuerzo tuvo su premio para la ‘Roja’ unos minutos después. A los 34m., un centro al área exigió la salida de Muslera que dejó la pelota en los pies de Valdivia, quien -en vez de patear- se la cedió a Isla para el derechazo rasante que hizo explotar de alegría a un repleto estadio Nacional.

Chile encontró el gol del alivio en una jugada que nació por una pelota aérea, justamente, la principal preocupación que tenía en la previa del compromiso.

El gol liquidó las posibilidades del campeón porque además de contar con un jugador menos no estaba en condiciones futbolísticas ni físicas de ir en busca del empate.

Chile festeja un nuevo paso en esta Copa América y un gran empujón hacia la ilusión de romper una sequía histórica de títulos.

La imagen del final desdibujó al plantel uruguayo con Tabárez expulsado y envuelto en un mar de nervios hacia la figura del árbitro brasileño Ricci.