Deportes

Martes 30 de junio de 2015

Copa América 2015: Chile le ganó 2 a 1 a Perú

Con dos goles de Vargas, el equipo de Sampaoli venció por 2 a 1 al equipo de Gareca en un partido de gran intensidad.

Compartir en

El seleccionado chileno, dirigido por el argentino Jorge Sampaoli, se clasificó a la final de la Copa América y dio un paso más hacia el sueño de su primer título al derrotar a su par de Perú, conducido por Ricardo Gareca, por 2-1 en el estadio Nacional, por la primera semifinal.

El delantero Eduardo Vargas, artillero de la Copa América con cuatro tantos, fue el héroe local al marcar los dos goles de la ‘Roja’ a los 41 minutos del primer tiempo y a los 19m. de la segunda etapa.

El descuento y el empate transitorio de Perú fue por el gol en contra de su propia valla de Gary Medel a los 14 minutos de la segunda parte.

Perú jugó con uno menos desde los 20 minutos del primer tiempo por la expulsión del zaguero Carlos Zambrano, tras un duro planchazo en la espalda de Charles Aránguiz.

Chile volverá a disputar una final luego de 28 años el próximo sábado 4 de julio cuando enfrente al ganador del choque de mañana entre Argentina y Paraguay, que jugarán en Concepción.

Perú, por su parte, podrá repetir la actuación que tuvo cuatro años atrás cuando en Argentina obtuvo el tercer puesto luego de caer en la semifinal con el campeón Uruguay.

El primer duelo de entrenadores argentinos fue para Sampaoli, quien intentará llevar a la ‘Roja’ a su primer título de la historia.
En tanto, el ‘Tigre’ Gareca logró cambiar la imagen de un equipo golpeado y con apenas tres meses de trabajo lo puso a tiro de una final de Copa América. Y el próximo viernes podrá subirse al podio.

Desde el inicio, Chile, como todo el torneo, quiso imponer su juego pero por una serie de complejidades propias y otras que le presentó el rival no se sintió cómodo en el trámite.

Perú se cerró bien, achicó hacia adelante haciéndose un equipo corto y trataba de recuperar la pelota en la mitad de cancha y aprovechar las imprecisiones de Chile en la salida, con las salidas rápidas de Carrillo y Farfán.

El equipo de Gareca sorprendió al dueño de casa y además fue el primero en generar peligro en el arco contrario. A los 8 minutos, el delantero Paolo Guerrero luchó una pelota por izquierda y envió el centro para Farfán, quien con un cabezazo algo forzado estrelló la pelota en el palo derecho de un ya vencido Claudio Bravo.

No fue la única situación que generó el conjunto visitante, ya que unos minutos después, a los 15m., el capitán Lobatón, quien portó la cinta ante la ausencia de Claudio Pizarro, sacó un derechazo potente desde afuera del área que se fue apenas desviado, al lado del mismo poste derecho.

Perú jugaba bien, tenía controlado al dueño de casa y no pasaba sustos pero a los 20 minutos llegó la jugada que cambió el partido. El defensor Carlos Zambrano, quien venía nervioso por un encontronazo con Arturo Vidal apenas inició el partido, le metió un planchazo en la espalda a Charles Aránguiz y el árbitro venezolano José Argote no dudó en mostrarle la tarjeta roja directa.

Inexplicable e irresponsable actitud de uno de los referentes del equipo peruano que dejó a sus compañeros en inferioridad numérica con 70 minutos por delante.

Gareca rearmó la defensa con el ingreso de Christian Ramos por Cueva, quien en los minutos que había estado en cancha no pudo desnivelar por el sector izquierdo ni tampoco ayudar a Paolo Guerrero, quien aun cuando el equipo tenía uno menos se las arregló para inquietar a la defensa ‘roja’.

Chile aprovechó la superioridad numérica y empezó a crecer en el partido. El primer aviso fue un tiro de Valdivia que se fue besando el palo izquierdo de Gallese y luego armó una gran jugada colectiva iniciada por el propio enganche que jugó con Alexis Sánchez, el ex River abrió para Isla, quien tiró el centro rasante para Vargas que en el área chica definió, pero Advíncula logró bloquearlo.

Cuando parecía que Gareca iba a poder seguir rearmando el equipo durante el entretiempo, Alexis Sánchez recibió en el sector izquierdo un cambio de frente de Vidal, encaró hacia el medio y envió un centro con destino de arco. Aránguiz dejó pasar la pelota que pegó en el palo izquierdo y el rebote le quedó a Vargas, quien en posición adelantada, algo incómodo y con suspenso abrió el marcador para el anfitrión.

Alegría y desahogo en el estadio Nacional para un equipo que durante toda la Copa América no pudo despegarse de las polémicas.

Por segunda vez en el torneo (la primera fue en la derrota 1-2 con Brasil sobre la hora), Perú se encontró en desventaja y con la obligación de revertir el resultado. Con esa premisa arrancó a jugar la segunda parte. El ‘Tigre’ acomodó unas piezas y se la jugó por encontrar un contraataque y los espacios que siempre da Chile.

Así fue que, a los 14m., el equipo visitante recuperó rápido y sacó rápido para Guerrero, quien aguantó y abrió hacia la derecha, el sector más débil del rival, para la trepada de Advíncula que sacó un centro peligroso que Medel, el símbolo del equipo trasandino, metió en el primer palo de Claudio Bravo.

El duro golpe del empate inquietó poco porque Chile tiene a un delantero que hace goles y siempre apareció en los momentos difíciles ¿Alexis Sánchez? No, el ‘Niño Maravilla’ estuvo de nuevo ausente. El héroe y el goleador se llama Eduardo Vargas.

El número 11, que jugó la pasada temporada en la Premier League con el Queens Park Rangers y que llegó a este certamen sin rodaje y arrancó como suplente, se iluminó y sacó un derechazo potente desde afuera del área que desconcertó a un sorprendido Gallese.

El 2-1 lo puso de nuevo en el partido al equipo de Sampaoli que desplegó su potencial ofensivo y -de no padecer la ineficacia que arrastró durante todo el certamen- pudo haber definido antes el pleito.

Ajustado y polémico triunfo de Chile que dio un paso más al sueño de lograr al título. Poco le importó al sufrido pueblo chileno que el primer gol fue en posición adelantada y las polémicas atravesadas en toda la Copa América. El único deseo y la obsesión es festejar por primera vez un campeonato y qué mejor, que sea en casa.