Deportes

Miércoles 17 de junio de 2015

Copa América 2015: Argentina le ganó 1 a 0 a Uruguay

El equipo de Gerardo Martino tuvo que trabajar mucho para apoderarse del clásico por 1-0 ante un combinado charrúa que jugó con los dientes apretados.

Compartir en

Aprender de los errores para no tropezar con la misma piedra. Parece haber quedado impregnada una premisa similar en la cabeza de Gerardo Martino, ya que esta vez no dejó ir el triunfo ante Uruguay. Argentina dominó de principio a fin el partido y pudo vencer por la mínima, gracias a la irrupción de sus destacados futbolistas que lograron quebrar una vez la férrea defensa rival. Fue 1-0 con gol de Sergio Agüero de cabeza.

Desde el primer tiempo, Uruguay se replegó bien cerca de Fernando Muslera y Argentina dominó con perfección en el centro de la cancha, pero tuvo una enorme carencia de profundidad a la hora de acercarse al arco rival.

La imagen más descriptiva de esta situación en la primera parte fueron el remate defectuoso de Di María ante el arquero rival y el cabezazo débil de Agüero, tras un lindo centro de Lionel Messi. La pintura explicativa por el lado de los de Tabárez queda sentenciada cuando se persigue en detalle la posición del delantero Diego Rolan, quien jugó más cerca de los centrales propios que de los ajenos.

Javier Pastore se destacó durante todo el encuentro, siendo el más activo de la Selección y causando los pocos desacoples de la última línea charrúa que tuvo mucha concentración. Movedizo, se hizo cargo del equipo tal cual se lo pidió Martino. Messi, en cambio, no tuvo tanto protagonismo, a pesar de ser desequilibrante en cada participación. Al menos en estos primeros 45 minutos.

En la segunda etapa, el “Flaco” siguió siendo el engranaje que movilizaba la maquinaria, pero en estos segundos 45 minutos vivió con un Messi en un rol más activo. El ex Huracán dominó en el costado derecho, tiró un lujo para dejar estático a Álvaro Pereira primero y al “Cebolla” Rodríguez después. La obligación recayó en la fórmula del Manchester City: centro de Pablo Zabaleta, cabezazo anticipando de Agüero para inflar la red.

Con el resultado en contra, los de Tabárez salieron de la cueva para inquietar a Romero y aprovecharse del cansancio argentino que lentamente empezó a ocupar un rol preponderante. Rolán la tuvo con el arco vacío, pero la envió por arriba del travesaño. Y “Chiquito” debió convertirse en héroe una vez más, cuando en la última del partido le tapó un remate infernal a Ábel Hernández.

Esta vez, el equipo de Martino tuvo mayor consistencia en su juego de posesión y logró terminar mejor parado en un partido que, igualmente, pudo haber sufrido el empate. Faltó eficacia y certeza en los metros finales para no dejarle la chance libre a los charrúas de alcanzar un marcador que hubiese sido injusto.

Más allá de estos puntos débiles, el equipo del “Tata” dejó en claro que tiene potencial para erigirse como candidato y empieza a avanzar a paso firme rumbo a un sueño que hace 22 años que está postergado.

Con el liderazgo del Grupo B compartido con Paraguay, el próximo sábado irá ante Jamaica (desde las 18.30) para intentar adueñarse de otro triunfo que lo cierre como el mejor de la zona.