Pais

Miércoles 05 de agosto de 2015

Continúa la pelea entre el jefe de Gabinete y el presidente de la Cámara de Diputados

Las acusaciones entre Aníbal Fernández y Julián Domínguez se profundizan tras las denuncias por narcotráfico y a pocos días de las PASO. Compartirán un acto hoy junto a Cristina Kirchner.

Compartir en

Las máximas autoridades del gabinete nacional y del Frente para la Victoria continúan en pie de guerra a raíz de la interna en la Provincia de Buenos Aires. En las últimas horas, el jefe de Gabinete de ministros, Aníbal Fernández, y el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez volvieron a cruzarse luego del informe televisivo que salpicó al ex intendente de Quilmes por el tráfico de efedrina.

Fernández insistió en que la denuncia del programa Periodismo para Todos, de Jorge Lanata se trató de una “operación” e insinuó que su artífice fue el sector de Dominguez, al señalar que la acusación provino desde las filas del oficialismo.

En su opinión, Fernández consideró que si alguien de otro partido político estaba interesado en perjudicarlo, hubiera divulgado las entrevistas emitidas el domingo pasado en el marco de las elecciones generales, y no antes de la realización de las PASO, como terminó ocurriendo.

“Si me buscan sacar una ventaja antes de la primaria es porque sos un tipo de adentro”, concluyó el jefe de Gabinete, quien compite por la gobernación bonaerense con Julián Dominguez en la interna del Frente para la Victoria.

En este sentido, el funcionario de más alto cargo dentro de los ministros, indicó que para que se concreten las entrevistas al condenado por el triple crimen de General Rodríguez, Martín Lanatta, en un penal bonaerense, se debieron realizar varias autorizaciones. “Ahí hubo manos de gente de adentro” del Frente para la Victoria, insinuó Fernández, en clara alusión a su adversario en las PASO.

Por su lado, Julián Domínguez rechazó las críticas al asegurar que “a los únicos que beneficia (la operación) es a los (candidatos) de la oposición”.

“Todo esto que pasó son operaciones basuras y a los únicos que beneficia es a los de la oposición. Siempre, cada vez que hay una elección, unos días antes siempre nos hacen a nosotros una operación como Gobierno”, sostuvo en declaraciones a radio América.

El presidente de la Cámara de Diputados insistió en manifestarle su solidaridad con el jefe de Gabinete y se despegó de la presunta operación política denunciada por todo el kirchnerismo.

“Me parece todo una locura, y no estoy acostumbrado a manejarme en esta locura, no lo hice nunca, es la primera vez que estoy involucrado. Lo atacaron de afuera al jefe de Gabinete, y eso afecta a todo el Gobierno”, concluyó la máxima autoridad en la Cámara baja y el precandidato a gobernador.

Pese a las acusaciones cruzadas, la que tendrá la última palabra en la disputa partidaria a cuatro días de las PASO será Cristina Kirchner. Y la primer señal la dio hoy: la mandataria convocó a los dos candidatos bonaerenses a participar de un acto que encabezará este mediodía. ¿Fin del enfrentamiento o protocolo?