Sociedad

Martes 12 de mayo de 2015

Conflicto familiar: mató su tía en octubre del año pasado y parte de la familia lo defiende

En octubre del año pasado asesinaron a Claudia Ortiz en su casa. Días después detuvieron a uno de sus sobrinos porque tenía en su poder el celular de la víctima.

Compartir en

Claudia Ortiz de 48 años fue asesinada en su casa de Berisso mientras preparaba la comida. Ahí recibió dos cortes en el cuello que la dejaron herida. Claudia logró salir de su vivienda y pedir ayuda a uno de sus familiares quien la auxilió. Inmediatamente fue trasladada al hospital Larraín de Berisso donde fue intervenida pero a las 12 horas después murió por la profundidad de los cortes.

Por el crimen, detuvieron a Carlos, de 18 años, sobrino de Claudia. Según los familiares que lo defienden, la única prueba que tienen en su contra, es que tenía en su poder el celular de la víctima.
Ahora la familia de Claudia está dividida entre quienes aseguran que Carlos es realmente el asesino y quienes lo consideran un chivo expiatorio.

“El no tuvo nada que ver” dijeron los que defienden al adolescente. Se trata de su mamá Analía Franco, el padrastro y el suegro del joven, Maximiliano Pereyra.

Los tres coinciden en que “la Justicia no nos escucha, porque pareciera que nuestra versión no les interesa”.

“Nada de lo que se dijo en contra de Carlos estuvo investigado. Y terminaron metiendo preso a un pibe, que ni siquiera salía ni tomaba”, señaló Maximiliano.

El celular que a Ortiz le faltaba de su casa se lo habría llevado el sobrino que cayó detenido. “Lo agarró sin saber lo que podía pasar. Esa es la única prueba en su contra, porque después no hay rastros de ADN ni huellas”, destacaron en declaraciones al diario El Día.