Sociedad

Lunes 08 de junio de 2015

Condenas de cinco a ocho años para un matrimonio y un médico por apropiarse de una hija de desaparecidos

Los padres estuvieron secuestrados en la ESMA y aún se desconoce qué les ocurrió; la beba nació en el Hospital de la Armada.

Compartir en

La Justicia condenó hoy a un matrimonio y un médico acusados de la apropiación en 1978 de una beba nacida en el Hospital Naval, cuyos padres estuvieron secuestrados en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) y siguen desaparecidos.

Los jueces del Tribunal Oral Federal 5 (TOF5) impusieron ocho años de cárcel a Juan Carlos Lavia; seis años y seis meses de encierro a su esposa, Serafina Susana Marchese; y cinco años de prisión al médico Francisco Vicente De Luca, todos civiles, por delitos considerados de lesa humanidad e imprescriptibles.

La Fiscalía había solicitado penas de 10 años de prisión, ocho y siete, para Lavia, Marchese, y De Luca, respectivamente.

En este juicio se ventiló el caso de la apropiación de Florencia Laura Reinhold Siver, que nació por cesárea el 16 enero de 1978 en el Hospital de la Armada, ubicado frente al Parque Centenario, donde fue atendida su madre, Susana Siver, de 21 años, que había sido secuestrada el 14 de agosto de 1977 y estaba embarazada de cuatro meses.

El padre, Marcelo Reinhold, de 22 años, también fue secuestrado aquel día, junto a un amigo, Alejandro Odell, en la localidad bonaerense de Haedo. Todos terminaron recluidos en el centro ilegal de detención que funcionó en la ESMA.

La pareja había militado en Juventud Universitaria Peronista (JUP) de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y luego ingresó a la organización guerrillera Montoneros.

Cinco meses después de su secuestro, Laura empezó a sentir contracciones y fue trasladada al hospital Naval, donde alumbró a su hija asistida por el jefe de Ginecología. Luego madre e hija volvieron a la ESMA y estuvieron juntas unos 15 días. La pequeña llegó a manos del matrimonio acusado de la apropiación supuestamente de manos de Aldo Clemente Chiappe, un médico ya fallecido que trabajaba en la ESMA y el sanatorio del sindicato Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Haedo, donde era compañero de Lavia.

El matrimonio Salvia-Marchese habrían anotado el 10 de febrero de 1978 a Florencia Laura como hija propia en el registro civil con una acta de nacimiento que supuestamente decía que el nacimiento tuvo lugar tres días antes en la casa familiar, en la calle Honduras 4059, y tendría la firma del médico De Luca.

Con los años Florencia Laura se casó y formó su propia familia, pero tuvo dudas sobre su origen y se acercó a Abuelas de Plaza de Mayo y accedió a hacerse el análisis de ADN, que en 2011 determinó su verdadera identidad. Es la nieta recuperada número 105.