Sociedad

Viernes 31 de julio de 2015

Condenaron a cinco años de prisión al conductor que mató a la hija de Tití Fernández

Le dieron cinco años y tres meses de prisión a Marcos Vinicius da Silva por haber provocado el accidente automovilístico en el que perdió la vida María Soledad Fernández.

Compartir en

Tití Fernández anunció desde su cuenta de Twitter que la Justicia brasileña condenó a prisión a Marcos Vinicius da Silva, el hombre que provocó el accidente automovilístico en el cual murió su hija, María Soledad Fernández, en la ruta de San Pablo a Belo Horizonte, mientras se disputaba el Mundial de Fútbol en Brasil.

En diálogo con los medios, el periodista destacó que “es la mejor noticia” de los últimos años de su vida: “Después de la peor el año pasado, esta es la mejor. Recién me acaban de llamar para decirme que el juez Adelardo había dictado la sentencia, que son cinco años y tres meses y que ya había pedido la detención de este asesino”.

“Siento alivio porque yo sufrí mucho por mí y por mi hija, pero mucho por mi señora. Mi señora era muy amiga de mi hija. Recién nos dimos un abrazo que hace 20 años no nos dábamos. Es terrible, es una sensación de dolor y felicidad que no se puede creer. Estamos muy felices, nunca más vamos a tener a Sole, pero por lo menos luchamos para algo y lo conseguimos”, expresó.

Tití aseguró que el conductor del vehículo “fue un imbécil de 20 años que andaba como loco al volante en una ruta sinuosa que provocó lo que provocó. No estaba drogado, ni borracho, ni quería robar. Era un estúpido. Iba acompañado por otro joven, que no tenía nada que ver, no lo condenaron”.

“Yo quería justicia para mi hija porque mi pobre hija se murió en un accidente mientras estaba viniendo a verme a mí a Belo Horizonte. Que este hijo de puta pague lo que tenga que pagar, un ratito pero que pague. Nosotros no vamos a hacer justicia por mano propia. Que la historia se cierre acá. Quiero quedarme con la sonrisa de mi hija todos los días. El día que termine de pagar, que aprenda y que pueda hacer una vida como cualquier ser humano, no le deseo el mal a nadie”, concluyó.

María Soledad Fernández, hija del periodista deportivo Tití Fernández, murió en un accidente automovilístico en la ruta de San Pablo a Belo Horizonte, en Brasil. El auto volcó y ella salió despedida del vehículo, cayendo seis metros por un barranco.

El accidente ocurrió en el kilómetro 619 de la ruta BR-381 en Oliveira, en la región central de Minas Gerais. La víctima se encontraba con otros dos periodistas, Fernando Bruno, de 41 años, y Daniel Tervidovicius, 43, que quedaron con lesiones leves. Los dos hombres viajaban adelante con cinturón de seguridad, mientras que la hija del periodista estaba atrás sin cinturón.