Sociedad

Lunes 01 de junio de 2015

Centro Universitario de Investigaciones en Telemedicina y e-Salud

Entrevista a Emiliano López, médico clínico y docente de la Facultad de Medicina – UBA y al Dr. José Montes de Oca, Asuntos Legales.

Compartir en

Con un año aproximadamente de trabajo y con la aprobación formal del Consejo de la Facultad de Medicina está funcionando este Centro. ¿Cómo fueron los comienzos y en qué punto están ahora?

José Montes de Oca: Comenzamos con una sala en donde nosotros teníamos la posibilidad de realizar jornadas usando toda la tecnología que tiene que ver con la telemedicina. Y luego de un trabajo intenso durante un año, con el compromiso serio de varios docentes de la facultad y, obviamente, con el apoyo institucional, se ha podido consolidar este centro. Que esté funcionando y con mucha proyección hacia el futuro, en cuanto a crecimiento, es un orgullo para nosotros.
Emiliano López: Es una nueva mirada desde la práctica, tanto en salud como en docencia e investigación. El objetivo o los objetivos están relacionados con descentralizar las funciones de hospitales, de universidades, de diferentes centros en los que se genera y circula el conocimiento y llegar a lugares donde no existen estos recursos; llegar a lugares aislados de Argentina, en principio, y brindar apoyo. Que la Facultad de Medicina, que la UBA, tenga este recurso y pueda asistir solidariamente, gracias a la tecnología, a estos lugares que por diferentes razones (ya sea de desigualdad, de lejanía geográfica) no tienen acceso al saber y a la información que nosotros manejamos es algo muy importante. En este accionar, el rol de la tecnología, la informática, etc. es ser herramientas para llevar adelante este concepto, herramientas para trasladar la docencia, la asistencia, el conocimiento y llegar a lugares a los que antes no se podía llegar. Pero la tecnología no es el eje fundamental de este proyecto; el eje es un programa, un paradigma, un pensamiento basado en que la circulación del saber debe ser más justa.

El año pasado cuando te entrevistamos, Emiliano, vos nos explicabas que justamente, mediante este recurso se podía hacer una consulta, por poner un ejemplo, desde un hospital de Formosa a la Facultad de Medicina cuando había un caso de un diagnóstico complicado o poco claro. Por otro lado nos decías que la consulta se hacía a través de una plataforma que dependía del Ministerio de Salud y que la idea era que fuera más directo, que llegara la consulta directamente a la facultad. ¿Eso cómo se viene desarrollando?
J.M.O.: Nosotros estamos operando desde el Centro con equipamiento que viene del Ministerio. Estamos inmersos en el sistema de Cibersalud, que nos conecta con nodos que se han instalado en distintas universidades y facultades. O sea que pertenecemos a este plan de desarrollo institucional. Pero la Facultad de Medicina de la UBA por el caudal de recurso humano, de los docentes, de las carreras que tiene, los hospitales universitarios, etc., tiene la posibilidad de constituirse como motor, es decir alimentar todo ese marco institucional de Cibersalud constantemente. Entonces ese es el objetivo que nos hemos propuesto, que la Facultad de Medicina sea la canalizadora de distintos conflictos o situaciones críticas que se dan en el país. Vos bien citaste a Formosa, pero estamos trabajando con casos críticos de la zona rural de Palpalá de Jujuy, en Tierra del Fuego, en Neuquén, Chaco, o sea que nos hemos descentralizado haciendo llegar el conocimiento a estos lugares.
E.L.: El impacto fue notorio. Yo me atrevo a decir que esta experiencia es un cambio de paradigma. La palabra paradigma incluye cambios de normas, de marcos teóricos, y este cambio lleva su tiempo, es un proceso, y lo tienen que entender los que usen este recurso: las instituciones, los docentes, nosotros mismos. Es una prueba ensayo y error. Pero podemos decir que viene funcionando muy bien, ya que hubo muchos casos de consultas de gente que no podía viajar que desde sus lugares de origen pudieron resolver o encarar problemáticas que no hubieran podido canalizar de no ser por este proyecto.

Hubo ya teleconferencias con distintos puntos de Latinoamérica y se está por hacer un acuerdo marco con Colombia…
J.M.O.: Nosotros estuvimos desarrollando el proyecto a nivel nacional, pero hemos tenido repercusión de carácter internacional. No nos olvidemos que la Facultad de Medicina y la Universidad de Buenos Aires en su conjunto es una de las más prestigiosas de Latinoamérica, es un referente. Entonces hemos tenido, a partir de nuestro trabajo, contacto con distintos países de la región. En este caso puntual de Colombia, nos han convocado para generar convenios, ellos tienen muchas complejidades, tenemos que ir concertando cuáles van a ser las especificidades de estos convenios. Pero lo bueno es que Argentina se ha constituido en vanguardia regional. Mi carrera de abogado tiene que ver con coordinar las relaciones. Pero lo que a mí me llama la atención es que este proyecto empezó en un espacio muy reducido y en muy poco tiempo se expandió. Creo que el concepto de telemedicina tiene que ver con explotar. Así que seguramente también van a surgir propuestas de otros países de América Latina. Ya hemos tenido conferencias con Venezuela, con Brasil, nos están consultando ahora de la embajada de Paraguay.
E.L.: La telemedicina o telesalud se inscribe para satisfacer la necesidad de equidad, oportunidad y acceso a la atención como a capacitación de alto nivel académico, más allá de las dificultades sociodemográficas. Se vale de las tecnologías de la informática y comunicación pero es mucho más que la sola aplicabilidad de dichos recursos. Nuevas formas de concebir la práctica en salud y la educación, acorde a la creciente demanda de la población a los logros de la ciencia y a nuevos entornos de aprendizaje. La Organización Mundial de la Salud, universidades y hospitales prestigiosos en el mundo, nos incentivan e invitan, con sus exitosas experiencias, a desarrollar esta nueva disciplina en nuestros propios contextos. La Facultad de Medicina, con la creación del Centro Universitario de Investigaciones en Telemedicina y e-Salud, es una luz en este apasionante y prometedor camino que a la ciencia le toca recorrer.