Pais

Lunes 22 de junio de 2015

Casación confirmó al juez Ariel Lijo al frente de la causa Ciccone y Boudou quedó al borde del juicio oral

Compartir en

La Cámara Federal de Casación Penal confirmó hoy al juez Ariel Lijo al frente de la causa Ciccone, al rechazar por “inadmisible” un pedido del empresario Nicolás Ciccone para apartarlo por “temor de parcialidad”, por lo que queda al borde del juicio oral el vicepresidente Amado Boudou , quien también pretendía sacar al magistrado.

El tribunal declaró inadmisible el recurso presentado por la defensa de Nicolás Tadeo Ciccone en mayo. Junto a su abogado defensor Maximiliano Rusconi, Ciccone criticó a Lijo al decir que el magistrado primero lo interrogó como testigo y luego lo imputó y lo procesó en la causa con la información que él mismo había brindado. Para el abogado se trató de un “escándalo jurídico” porque entendió que Lijo obtuvo datos de Ciccone que usó en su contra.

En la misma ocasión, Ciccone también pidió su sobreseimiento, al igual que los abogados del vicepresidente Boudou; de Alejandro Vandenbroele, ex titular de The Old Fund y señalado como testaferro del vicepresidente; de José María Núñez Carmona, amigo y socio de Boudou; de Rafael Resnick Brenner, ex funcionario de la AFIP, y de Guido Forcieri, ex jefe de Gabinete de Boudou en el Ministerio de Economía. Todos ellos objetaron los procesamientos y pidieron el sobreseimiento. Ahora la Cámara Federal de Casación debe decidir si hace lugar a los requerimientos o los rechaza.

El juez Lijo fue quien procesó a Boudou en la causa Ciccone por cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública. El fallo fue confirmado por la sala I de la Cámara federal porteña y luego fue apelado en Casación, que aún debe decidir si rechaza el pedido de sobreseimiento del vicepresidente o deja firme el procesamiento. En ese caso, el camino hacia el juicio oral y público quedaría allanado.

En abril, el fiscal ante la Cámara de Casación Penal Javier De Luca, usualmente cercano en sus ideas al Gobierno, dictaminó que no había razones para revisar el procesamiento firme que pesa sobre el vicepresidente. Si los jueces de Casación que analizan el caso comparten su opinión, Boudou estaría más cerca de sentarse en el banquillo.