Mundo

Viernes 11 de diciembre de 2015

Brasil: renunció el presidente de Odebrecht tras seis meses en prisión por el “petrolão”

La mayor firma de construcción de América latina informó que Marcelo Odebrecht dejó formalmente su cargo e insistió en la inocencia del empresario.

Compartir en

El presidente ejecutivo del gigante de la construcción Odebrecht, Marcelo Odebrecht, renunció ayer a su cargo después de casi seis meses detenido y acusado por la fiscalía brasileña de corrupción y lavado de dinero, en el marco de las investigaciones sobre el fraude millonario a la estatal Petrobras.

“Pasados casi seis meses de prisión y teniendo en cuenta el desarrollo de su proceso judicial, Marcelo Odebrecht decidió ayer formalizar su salida de la presidencia de Odebrecht S.A, así como del cargo de presidente de los consejos de administración de Braskem, Odebrecht Òleo e Gas, Odebrecht Realizaçoes Imobiliárias y Odebrecht Ambiental”, anunció la empresa en un comunicado emitido ayer.

La mayor firma de construcción de América Latina confirmó, además, el nombramiento de Newton Souza, que seguirá como director-presidente de la empresa, así como a la cabeza de los consejos de administración del resto de compañías del grupo.

El comunicado se cierra con una nueva defensa de la inocencia del que estaba considerado como el principal empresario de Brasil, detenido en un presidio de Curitiba desde el 19 de junio.

“Odebrecht cree que la injusta e innecesaria prisión preventiva de Marcelo será revocada (…) Confía en que al final de los procesos judiciales en curso, la inocencia de Marcelo Odebrecht será formalmente reconocida”, concluye el escrito.

Marcelo Odrebrecht, quien lidera la tercera generación de una de las dinastías empresariales más poderosas de Brasil, está acusado por la fiscalía de organización criminal, corrupción y lavado de dinero por su participación en el multimillonario fraude que saqueó más de 2000 millones de dólares a Petrobras.

cpa2
De acuerdo con la investigación del llamado “petrolão” las principales constructoras de Brasil formaron un cártel para manipular licitaciones de la estatal mediante el pago de sobornos a directivos de la compañía vinculados a partidos políticos, que luego eran distribuidos entre los confabuladores. La tasa media fue estimada entre 1 y 3%, según los textos del juez.

Entre los políticos y empresarios detenidos por el escándalo también están el presidente de la compañía de infraestructuras Andrade Gutierrez, Otavio Azevedo; y la cúpula de la constructora Camargo Correa, cuyo expresidente, Dalton Avancini, y su exdirector vicepresidente, Eduardo Leite, fueron condenados por corrupción a 15 años y 10 meses de prisión en julio.

Odebrecht, que facturó más de 40.000 millones de dólares en 2014, cuenta con 181.000 empleados distribuidos en 21 naciones y también realiza obras olímpicas: la revitalización de la zona portuaria de Rio de Janeiro y la construcción de un metro.