Domingo 29 de Junio de 2014

Brasil 2014, el Mundial de las figuras: protagonistas, ídolos y héroes de sus selecciones

Messi, Neymar, James Rodríguez y Robben. Goleadores, referentes y anchos de espadas en sus respectivos equipos. Lo colectivo, a un costado.

Compartir en

Los últimos años de competencia futbolística a nivel mundial vienen dejando como concepto fundamental la idea de estilo de juego.
Las tácticas y las estrategias (re)tomaron el centro de la discusión. Barcelonismo o antibarcelonismo, Eficiencia o eficacia, Guardiola o Mourinho, Bielsa o Sabella, y demás ejemplos que rememoran nuestra dicotomía Bilardo – Menotti.

De este Mundial 2014 se esperaban “batallas tácticas” y partidos cerrados. Creíamos que el foco de atención se lo iban a llevar los funcionamientos colectivos, como Italia en 2006 y España en 2010.

No sucedió: las selecciones se matan a goles y ninguna se caracterizó por una fuerte solidez estructural. Quizas Holanda, Francia y Alemania vayan por ese camino. Con estilos diferentes parecen los equipos más coherentes, sin embargo evidencian algunas limitaciones.

robben

Los protagonistas de este Mundial hermoso volvieron a ser las “estrellas”, las “figuras” de cada equipo. En las selecciones que sobrevivieron y en algunas de las que ya partieron a casa, el que se lleva todos los focos es el mejor jugador del plantel. Y, causalmente, la mayoría de las veces lleva la 10 en su camiseta. No necesariamente enganche pero sí delantero.

Neymar, James Rodríguez, Arjen Robben y por supuesto, un tal Lionel Messi. Todos, sobresalen en sus equipos y encaminan casi en solitario los festejos y alegrías. Juegan bien y hacen goles. Son ídolos e incluso salvadores, son referentes y también tapa de todos los medios y portales post partido. Juegan a otra cosa. Uno sabe que cuando toman contacto con el balón, pueden debilitar cualquier concepto e idea defensiva. Una suerte de héroes que maravilla a grandes y enamora a los niños, que sueñan con ser como ellos.

james

No son sólo los nombrados: tenemos a Bryan Ruiz (mérito a Joel Campbell), Karim Benzema (mención especial a Valbuena), Thomas Muller, Xherdan Shaquiri, Marouane Fellaini. Tuvimos a Alexis Sánchez y el exquisito Andrea Pirlo, más retrasado en la cancha. Cristiano Ronaldo, no pudo mostrar mucho, pero en su mediocre Portugal, destacó. Queda uno pero fue sancionado: Luis Suárez, que no jugó el primer partido por lesión pero apareció contra Inglaterra y revivió el sueño charrúa. Después, lo ya sabido de Italia y el mordisco. Sin él, Uruguay no fue nada. Y eso que no vimos a Falcao, Ribery e Ibrahimovic.

Volvieron las figuras al fútbol, pero no significa que sacarán campeonas a su equipo por sí solas. Los DT’s deberán crearles (o reforzar) la banda que los acompaña. Deberán convencerlos de que su nivel es lo fundamental y que deberán asumir la responsabilidad de comandar al equipo a la victoria, sean o no capitanes.

neymar

De lado queda si es lo más conveniente o no. La dependencia del crack puede fallar si es que tiene un mal día. Si el líder de la banda falla, ahí se requerirá la ayuda de los demás músicos.

Lindo mundial. Quizás uno de los mejores de las últimas décadas. Con más “estrellas” que “equipos”. El trofeo al jugador del Mundial seguramente tomará gran relevancia. Ojalá los sigamos disfrutando de acá hasta el final y ojalá el nuestro sea figura y festeje el 13 de julio.

leo