Deportes

Viernes 10 de abril de 2015

Boca goleó y hay más posibilidades de un próximo clásico con River en la Copa

Vencio a Wanderers 3-0 y sigue firme en búsqueda del primer puesto en la tabla general.

Compartir en

Boca se acostumbró a ganar, a festejar goles. Una victoria más, anoche ante Wanderers (3-0), la número 12 de los 14 compromisos oficiales en 2015 le sirve para afirmarse en ambos frentes. Los números siguen siendo arrasadores, pero los cálculos van más allá del pasaje a los octavos de final, algo que ya se había asegurado la fecha pasada. Ahora uno de los objetivos está apuntado al probable cruce con River. Es todavía prematuro imaginarlo, pero no imposible. Y si Boca finaliza como mejor primero en la tabla general (acumula el puntaje ideal, con 15 unidades) y el equipo millonario como el último, teniendo en cuenta su floja performance en el Grupo 6, se cruzarán en una final anticipada. Hoy, quien puede arrebatarle ese primer lugar a Boca es Corinthians, con puntaje ideal también (12), en el Grupo 2.

Rodolfo Arruabarrena sigue aplicando la rotación y encuentra resultados individuales y colectivos que le permiten mantener un andar firme. Ayer cambió a toda la delantera y dos de sus integrantes fueron protagonistas en el 1-0: centro de Juan Manuel Martínez y el cabezazo de Calleri. Y en el comienzo del segundo tiempo, quien se anotó en la sociedad fue Chávez, para servirle -tras un gran contraataque- el segundo gol a Calleri. Boca es letal cuando sus delanteros salen rápido y atacan con mucho espacio.

Es cierto que el conjunto local tuvo cuatro chances de gol claras y allí fue importante Orion, que anoche regresó a la titularidad. Pero en líneas generales, Boca preocupó más a su rival (pudo haber convertido algún gol más) de lo que sufrió.

Boca mira el presente y el futuro. El regreso de Fernando Gago, recuperado de un desgarro, se iba a aplazar para el partido con Lanús, previsto para la semana próxima, aunque habrá que ver si la lesión de ayer de Erbes acelera los planes y hace que vuelva pasado mañana con Chicago. El puesto de volante central puede ser una preocupación para el Vasco, teniendo en cuenta que todavía tampoco está recuperado Adrián Cubas. Ayer ingresó Federico Bravo, un futbolista que Arruabarrena estaba probando más como defensor central.