Mundo

Viernes 27 de marzo de 2015

El copiloto que estrelló el Airbus ocultó un certificado de baja médica

Andreas Lubitz había estado bajo tratamiento psiquiátrico.

Compartir en

El copiloto de Germanwings, que se estima estrelló de forma voluntaria el Airbus A320 que cubría la ruta Barcelona (España)-Düsseldorf (Alemania) en los Alpes franceses, tenía un certificado médico de baja por enfermedad que había roto y ocultado a la empresa, según informó la fiscalía de Düsseldorf. Además, distintos documentos indican que el joven estuvo bajo tratamiento psiquiátrico.

Tratamiento para la depresión

Según el diario alemán “Bild”, que se remite a “círculos de Lufthansa”, las razones por las que Andreas Lubitz, de 27 años, interrumpió su formación, en 2009, se debieron a una grave depresión según se le diagnosticó entonces.

El “grave episodio depresivo”, como se le define en ese periódico, quedó constatado en el acta sobre el copiloto del departamento de tráfico aéreo alemán bajo el código “SIC”, que se refiere a la necesidad de que el afectado se someta a “revisiones médicas regulares”.

La edición digital del semanario “Der Spiegel” afirma, asimismo, que en los registros realizados el jueves en las dos viviendas del copiloto -la familiar de sus padres y la propia, en Düsseldorf- se incautaron documentos que respaldan la tesis de los trastornos psíquicos.

La investigación

El dato que indica que el copiloto que provocó la catástrofe aérea, con 150 personas a bordo del vuelo 4U 9525 (entre ellos, tres argentinos), interrumpió durante un período relativamente largo su formación en la escuela aérea de Lufthansa, fue reconocido el jueves por el presidente de la compañía, Carsten Spohr.

El propio Spohr rehuyó, sin embargo, a informar a qué se debió esta interrupción, ateniéndose a que está bajo la prerrogativa de la confidencialidad médica.

Esto desató las especulaciones en distintos medios, tanto de la prensa popular como de los medios más serios, apuntando a una depresión o “burnout”, el síndrome del “quemado” por estrés laboral.

Lubitz vivía entre su domicilio familiar de Montabaur, en el “Land” de Renania Palatinado, y su vivienda privada en Düsseldorf, en el vecino de Renania del Norte-Westfalia.

El copiloto empezó su aprendizaje a los 14 años, en un club de aviación local e ingresó en la escuela de Bremen de Lufthansa en 2007.

Spohr insistió el jueves en que, tanto al ingresar en la escuela como al reanudar y completar su instrucción, pasó los más rigurosos exámenes, tanto físicos como mentales.

Ambos domicilios, el familiar y el propio, fueron este jueves objeto de largos registros policiales, en que se incautó abundante material, inclusive una PC y objetos privados, aunque hasta ahora no hay información oficial al respecto.

Según confirmó este jueves la Fiscalía de Marsella, encargada de la investigación del accidente, Andreas Lubitz se quedó solo en la cabina y “accionó el botón de descenso de manera voluntaria” mientras el comandante había abandonado la cabina para ir al baño. Cuando el capitán quiso regresar a la cabina le fue imposible volver a entrar, ya que Lubitz accionó el bloqueo manual de la puerta.