Sociedad

Miércoles 26 de agosto de 2015

Asesinato en el country: renunció el abogado de Farré tras “haber visto la escena” del crimen

Luego de la inspección ocular que se hizo en la vivienda donde se cometió el asesinato, Gustavo Álvarez pidió una entrevista con el empresario que nunca se concretó.

Compartir en

“Pedí la inspección ocular del escenario del hecho y hubo circunstancias que hicieron querer una entrevista con él, que no pude tener, y me llevaron a renunciar”, manifestó Álvarez, cuidando sus palabras y escudándose en que dar ciertos datos “no sería ético” de su parte,

“Con todo respeto a lo que el caso amerita y a los profesionales que puedan seguir a la labor, respeto el secreto profesional y puedo describir el escenario, pero no dar hipóteis”, aclaró.

Tras estas declaraciones el letrado fue consultado acerca de por qué no había podido concretar su encuentro con Fernando Farré tras la inspección ocular a la escena del crimen. En ese momento el ahora ex representante legal de Farré, explicó que fue porque él estaba convencido de que el empresario se encontraba en el penal número 23 de Florencio Varela, pero al llegar le informaron que no estaba ahí sino en la alcaldía número 3 de Melchor Romero, en La Plata.

Entre otros datos que se desprendieron del diálogo, el abogado insistió en que: “un poco por temas personales, y un poco la vista de la escena del hecho, me conducen a mi renuncia”. E inclusive llegó a dejar saber que “hay muchas coincidencias con lo que él (por Farré) da en su testimonio, aunque no dan los tiempos”, admitió, aclarando que esto último pudo ser debido a la conmoción en la que se encontraba el acusado.

Sobre la disposición de las habitaciones de la casa, Álvarez comentó que “no hay forma de volver a pasar por la cocina, sin pasar por la sala donde estaban la madre y los abogados”, al tiempo que confirmó que “en la cocina hay un porta cuchillos de 5 cuchillos y faltaban justamente dos” de las medidas de los utilizados en el crimen.

“El vestidor es un charco de sangre, quedaba la marca solamente sin sangre del lugar donde estaba el cuerpo de la señora Claudia (Schaefer)”, detalló sobre el lugar donde ocurrieron los hechos, en tanto que dejó abierta la posibilidad de que los elementos cortantes estuvieran ya en ese lugar, que alguno de los protagonistas los llevaran en sus cuerpos, o que se los alcanzaran.