Pais

Jueves 18 de junio de 2015

A dos días del cierre de listas, las principales incógnitas están en la Provincia

Luego de que Florencio Randazzo rechazara la posibilidad de ser candidato a gobernador, el oficialismo rearma su estrategia. El Frente Renovador de Sergio Massa mantiene la incógnita. Vidal-Ritondo, la única fórmula confirmada.

Compartir en

A 48 horas del cierre de listas, aún son pocas las certezas sobre quiénes serán los nombres que competirán en la provincia de Buenos Aires. El dato no es menor si se tiene en cuenta que se trata del distrito qué más votos aporta para el desenlace de las elecciones nacionales. No obstante, los partidos tradicionales están convencidos que es el Presidente el que termina posicionando a su alfil bonaerense.

El panorama en el oficialismo parece complejo. La Casa Rosada tenía resuelto el dilema con la candidatura de Florencio Randazzo, pero el “no positivo” del “flaco” obligó a la Presidente a rediseñar una nueva estrategia. Oficialmente están en carrera el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, y el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza.

El jefe de ministros parece haber perdido terreno y Espinoza está más interesado en el Congreso que en la pelea por la Provincia. Domínguez, oriundo de Chacabuco, es el mejor perfilado pese a que el nivel de conocimiento no lo acompaña. Esos números son los que llevaron a los armadores de la Casa Rosada a buscar otras alternativas.

El Frente Renovador de Sergio Massa juega a las escondidas. Mónica López es la única dirigente anotada, aunque en el entorno del ex intendente de Tigre empezaron a jugar con la idea del “tapado extrapartidario”. La última vez que Massa habló de un candidato sorpresa terminó nominando a Guillermo Nielsen en la Ciudad de Buenos Aires. El antecedente no es alentador .

El miércoles por la noche había empezado a sonar nuevamente el nombre de Francisco de Narváez. El “colorado” había declinado su postulación para facilitar un acuerdo entre Massa y Mauricio Macri que nunca se concretó. A priori parece difícil que la decisión sea revisada.

El PRO emerge como el partido con el tablero más claro. Macri respetó durante toda la campaña a su vicejefa de Gobierno como única aspirante a la Gobernación que dejará vacante Daniel Scioli el 10 de diciembre. Esta semana sumó a Cristian Ritondo a la boleta. La fórmula capitalina aspira a hacer pie en un territorio que históricamente fue dominado por el peronismo.

A diferencia de lo que sucede a nivel nacional, la Constitución de la Provincia no contempla la segunda vuelta electoral. Esto implica que el ganador de octubre se convertirá directamente en gobernador de Buenos Aires. Los analistas creen que esto beneficia al oficialismo pero en la política nunca se sabe.